Consejos de entrenamiento: No requieres de gimnasio

07-14-17_workouthacks-500x500

Has escuchado la expresión: “Donde hay voluntad, todo es posible”. Cuando se trata de hacer ejercicio, hay muchas maneras de hacerlo realidad.

¿No hay gimnasio? No hay problema. ¿Sin maquinas? Sí, tu propio cuerpo puede ser tu “maquina”.

El tiempo es preciado y los factores estresantes del trabajo, la familia y la vida cotidiana a menudo hacen que un entrenamiento sea la última prioridad. Estos consejos para hacer ejercicio con o sin un gimnasio, pueden ayudarte a mantenerte al día con tus objetivos de salud y estado físico.

Levántate (literalmente)

Los beneficios del entrenamiento de fuerza son numerosos, pero si no tienes acceso a pesas o máquinas libres, puedes usar la “máquina” más sofisticada del mundo: tu cuerpo.

Usar tu propio peso corporal para la fuerza y ​​el acondicionamiento es gratis, ofrece muchas opciones de ejercicio versátiles y se puede hacer prácticamente en cualquier lugar. Prueba algunos de estos ejercicios para determinar el tamaño (y la fuerza):

- Lagartijas

- Sentadillas

- Planchas

Puedes convertir todos estos ejercicios en un “circuito” haciendo un conjunto de cada ejercicio sin detenerte hasta que hayas completado un conjunto de cada ejercicio, que equivale a un “circuito”. Haz tantos “circuitos” de estos ejercicios como puedas (descansando entre cada “circuito”) en 15, 20 o incluso 30 minutos.

Busca en tu alacena

Esas grandes latas de frijoles, sopa y bolsas de arroz no son solo para cocinar. Si no tiene acceso a mancuernas, pesas o máquinas, las latas en tu despensa te servirán.

¿Necesitas más peso? Junta varias latas con cinta adhesiva o compra un galón (o dos) de agua. Incluso puedes agarrar un par de bolsas de arena de una ferretería del barrio (un par de tamaños diferentes puede desafiar tus músculos y agregar variedad a un entrenamiento).

Muévete fuera de la cocina. Las almohadas, sillas, toallas y otros artículos para el hogar pueden ayudarte a agilizar tu rutina al apoyar tu peso corporal y agregar movimientos no tradicionales que involucran músculos adicionales, especialmente tu sección media, y mejorar tu equilibrio.

Levántate un poco más temprano en la mañana.

Si una alarma de las 5 a.m. (o antes) no es tu idea de comenzar el día, no te preocupes. Si bien hay varios beneficios para los entrenamientos de la mañana (antes del trabajo o la escuela), incluso hacerlo más tarde por las mañanas (pero antes del desayuno) puede ser práctico para tu agenda apretada.

¿Todavía no puedes encontrar el tiempo para entrenar temprano en la mañana? Toma las escaleras, estaciónate más lejos de tu destino o haz una caminata rápida después de la hora del almuerzo.

El ejercicio puede ser un factor clave en el control y la pérdida de peso,  debes consultar a tu médico antes de comenzar un nuevo programa de ejercicios. Ten siempre a la mano una IsaBar IsaLean® Bar o IsaShake después de tu entrenamiento para ayudar a complementar su nutrición. La deliciosa combinación de proteínas, grasas buenas y carbohidratos es esencial para evitar el hambre y a la vez, proporcionar a tu cuerpo la energía y la nutrición que necesita a lo largo del día.

Comienza tu propia Transformación de Estilo de Vida hoy con el Reto IsaBody.