Mención de honor RETO Isabody- Margarita Echeverry

mencion-de-honor-1
A mis 49 años, después de unos años duros tras mi divorcio, sentí que ya era hora de retomar el control de mi vida y tomé una decisión:  al llegar a los 50 estaría en la mejor forma, tanto física como financieramente.

Inicio un cambio de hábitos: alimentación saludable, ejercicio, educación financiera. Todo parece ir muy bien.

Pero en enero del año pasado mi papá sufre una enfermedad crónica complicada y decido hacer cambios drásticos. Cierro mi apartamento para vivir con mis papás y apoyarlos. Esto afecta la estabilidad emocional de mi hijo, quien empieza a tener muchas dificultades en el colegio.  Además de tratar de estar ahí para ayudarle a superarlas, tengo que dedicar mucho tiempo a hacer vueltas de la EPS, la Pre-pagada, tutela, aprender cada vez a manejar nuevas complicaciones de la enfermedad, todo esto mientras intento mantener mi empresa a flote. Pero al no estar de lleno en el negocio la facturación se va al piso. A mitad de año mi empresa quiebra, quedo con una deuda que parece más grande que yo, y el propósito de Margarita queda relegado al olvido. Sólo hay tiempo para sobrevivir. Por la ansiedad subo de peso y me toca concentrarme sólo en trabajar y ver cómo salgo adelante. Me siento angustiada, triste, cansada, sin esperanza, derrumbada.

Y entonces pasa algo me mueve todavía más el piso: mi mejor amiga del colegio es diagnosticada con cáncer en el útero y vienen a mi mente las famosas preguntas: Si no eres tú, ¿quién? Si no es ahora, ¿cuándo?

a-y-d-1

Mi amigo del alma y mentor me habla de Isagenix y lo veo como una oportunidad perfecta para mejorar mi condición física y tener la posibilidad de ganar plata por hacerlo. Empiezo a consumir los productos y a ver resultados muy pronto. Mejoran mi energía y mi actitud, sube mi autoestima y de repente me siento lo suficientemente capaz de darle la vuelta a mi vida.

Hoy, a 2 días de cumplir mis 50 años, no puedo decir todavía que estoy en la mejor forma física y financiera que haya estado. Pero sí puedo decir que, gracias a Isagenix, estoy muchísimo más cerca y en el camino correcto. Ya perdí los 10kg que había ganado y voy por unos cuántos más. Económicamente ya tengo una fuente de ingresos adicionales que tiene un potencial tan grande, que otra vez posible llegar a tener libertad financiera, y tengo un equipo espectacular para caminar hacia ella.

Quienes me ven hoy me preguntan qué estoy haciendo que me veo tan bien y tan feliz. Participar en MI TERCER  reto ha potencializado mi negocio en Isagenix. Mis resultados venden por sí solos.

¡Gracias, Isagenix, por darme todas las herramientas para mejorar mi salud y mis finanzas, y gracias por recordarme que yo lidero mi vida y puedo inspirar a otros!  Gracias también por la gente maravillosa que he conocido en el proceso y por las muchas vidas que podré tocar.

Soy Margarita Echeverri y soy ¡100% Isagenix!